Temas Golfo

Antecedentes del sector pesca en el Golfo de Fonseca

El Salvador

La pesca industrial

                        La pesca artesanal

Honduras

            La pesca artesanal

Nicaragua

La pesca industrial

                        La pesca artesanal

El Salvador

El Salvador es el único país de Centroamérica que no tiene costa en el Caribe, pero cuenta con una costa pacífica de 332 km. La actividad pesquera Salvadoreña se basa en recursos marinos de alto valor comercial y cultivos acuícolas, cuyos productos se ubican en el mercado externo y también surten la demanda nacional.

La pesca industrial

Hasta finales de los años 90 la pesquería del camarón y su fauna acompañante sustentaron la pesca industrial salvadoreña, sin embargo el estado de sobreexplotación, los efectos de los fenómenos naturales, la fuerte presión y algunas prácticas nocivas tales como la pesca en zonas estuarinas y con artes de pesca no permitidos han hecho que el recurso pierda posicionamiento.

 Las principales especies objetivo de pesca son: camarón blanco (Litopenaeus vannamei, L. stylirostris y L. occidentalis); titi o camaroncillo (Trachipenaeus sp. y Xiphopenaeus riveti), camarón cafe y rojo (P. californiensis y P. brevirostris). El auge de la pesquería de los pelágicos mayores comenzó a partir del año 1999; las principales especies de captura son: atún aleta amarilla, barrilete, patudo y tiburón.

 Actualmente, en El Salvador, la principal pesquería comercial es la industria atunera, la cual se encuentra a cargo de dos empresas españolas, cuyo aporte a la producción industrial es de gran importancia, permitiendo el abastecimiento del mercado español y la demanda nacional.

 En 1979 se realizaron las primeras capturas comerciales de langostino (Pleuroncodes planipes), decreciendo en 1984 por diferentes razones; sin embargo, a partir del 2002 la captura comercial del Langostino ha vuelto a tomar auge. Actualmente, dos empresas, una de ellas localizada en el Puerto La Unión (Municipio La Unión costero al Golfo de Fonseca) y la otra en el Puerto de Acajutla (Departamento de Sonsonate costero al Golfo de Fonseca) exportan langostino a Europa y Estados Unidos. En 2005 se prohibió la práctica de pesquería de tiburón debido a regulaciones comerciales por la alta demanda del mercado asiático.

La pesca artesanal

Desde los años 50 a los años 80, la pesca artesanal experimento un crecimiento continuo pero gradual; sin embargo, a finales de los anos 80`s e inicio de anos 90, se produjo un crecimiento de ingreso de pescadores artesanales, debido al conflicto social ocurrido en El Salvador en ese periodo.

En los años 1990-92, los pescadores artesanales utilizaron redes trasmallo para la captura de camarones con propósitos comerciales, actividad que solamente era desarrollada por la pesquería industrial. La competencia sobre el mismo recurso ocasiono conflictos entre los pescadores industriales y artesanales, que duro hasta el último siglo.

Tradicionalmente la pesca a pequeña escala la ejercen personas de bajos recursos que habitan en zonas costeras y ribereñas, siendo el principal fuente de ingresos para la seguridad alimentaria. El número de pescadores ha disminuido respecto a los años 90. La pesca artesanal aporta un 50 por ciento de la producción pesquera total. La actividad se desarrolla en zonas estuarinas y mar abierto en un área de 8 000 km² desde la costa, con embarcaciones de 18 a 25 pies de eslora y motor fuera de borda; los aparejos utilizados son: redes de enmalle, atarrayas y palangres. Sus principales recursos de pesca son: los camarones costeros y su fauna acompañante, pargo, robalo, corvina, macarela, tiburón y conchas o curiles (Anadara sp.) que extraen manualmente las mujeres y los niños.

Ha habido una disminución de los recursos pesqueros, debido a la sobre explotación y fenómenos naturales como; el huracán Mitch de 1998, los terremotos de enero 13 y febrero 13 del 2001 y frecuentes movimientos telúricos que al parecer han modificado la dinámica de los recursos. Según los pescadores, posterior a los terremotos del año 2001, la fauna marina se alejo de la costa debido a cambios en la plataforma marina.

Honduras

Parte de la actividad pesquera de Honduras se realiza en la costa pacífica con una longitud de 162 km, que comprende parte de las aguas del Golfo de Fonseca, el litoral costero y las islas que pertenecen a Honduras, siendo las más importantes, El Tigre, Zacate Grande, Exposición, San Carlos e Inglesera. La pesca que se realiza en esta zona es solamente artesanal, cuyos desembarcaderos están localizados a lo largo del litoral y en las islas mencionadas; la pesca artesanal de camarón blanco (Litopenaeus vannamei) es considerada la más importante, debido a su alta productividad anual. En el sector artesanal también se incluye la captura de poslarva realizada por más de 4 000 larveros que hasta el 2009 aproximadamente proveían hasta el 30 por ciento de la poslarva utilizada por las fincas camaroneras En la costa pacífica la actividad más relevante es el cultivo industrial de camarón, cuya producción en los últimos anos sobrepaso a la producción industrial de camarón del Caribe.

En el Golfo de Fonseca, el esfuerzo pesquero en número de pescadores, embarcaciones y redes ha aumentado, y por consiguiente las poblaciones de peces han disminuido y con ello también las capturas.

La pesca artesanal

La Pesca Artesanal de la Costa Pacifica es realizada por un número estimado de 11700 pescadores (año 2000), incluidos los capturadores de post larva de camarón para las fincas camaroneras. Las comunidades pesqueras más representativas son San Carlos (Bahía de Chismuyo) y Guapinol en el municipio de Marcovia a lo largo del litoral y en islas principales.

Las especies aprovechadas van desde peces, crustáceos, moluscos hasta huevos de tortuga. La captura de camarón blanco con trasmallo es un caso particular, donde los ejemplares capturados se encuentran en tallas desde U-6 y U-7 hasta U-25. Existe un grupo de armadores artesanales, que poseen entre 10 y 20 lanchas, y de 20 a 40 trasmallos camaroneros.

El mercado principal para la producción de pescado, crustáceos y moluscos son los intermediarios quienes venden el producto a las pescaderías o supermercados de Tegucigalpa, de donde es obtenido por el consumidor final o empacadoras hondureñas y salvadoreños.

Nicaragua

Nicaragua posee características físicas de importancia para el desarrollo potencial de la pesca, tanto por la longitud de su línea costera: 1 710 km, como por su amplia plataforma continental (0-200 m) de 79 600 km2 y un talud marino (200-800 m) de 21 650 km2. Desde 1965 tiene establecido el principio de las 200 millas náuticas como “Zona Pesquera Nacional”. Todo este conjunto, ofrece pues, un enorme potencial de recursos acuáticos que el país está en capacidad de aprovechar. En el conjunto centroamericano, ocupa un lugar bastante destacado después de El Salvador y casi a la par con Costa Rica. ELAC, UCA.

Después de los años críticos de los ochenta, y durante la década de los noventa, la pesca se recupero con bastante celeridad, gracias a políticas de ayuda y promoción a la actividad pesquera y acuícola, debido a que se facilito a la iniciativa privada la introducción de flotas pesqueras y la instalación de plantas procesadoras. El fuerte dinamismo de crecimiento se dio entre los años 1993 y 1998 (Cap. 10. La pesca. Pág. 192. ELAC, UCA. http://elac.uca.edu.ni/pd/economia/files/82/341/10+-+pesca.pdf).  A diciembre del 2000 las capturas se habían multiplicado por casi ocho en diez años producto de la privatización sectorial y de la desregularización.  Como consecuencia de ello la contribución de la pesca al PIB se multiplico por ocho entre 1990 y 2000, a pesar de los daños causados por el huracán Mitch. Durante el año 2003 el sector pesquero mostro una caída de 1,7 por ciento. Sin embargo, en 2004 el sector experimento una recuperación (Guía País Nicaragua. 2005. ICEX (Instituto Español de Comercio Exterior). 

La pesca industrial

La pesca industrial en Nicaragua se concentra básicamente en la captura de crustáceos, de muy alta demanda comercial, y en muy poca medida en la de escamas. Las pesquerías de camarón se desarrollan en el Océano Pacifico y en el Mar Caribe. Son las pesquerías industriales más antiguas del país ya que se iniciaron a principio de los años 60. El camarón sirve al mismo tiempo como recurso base para el sostén de pesquerías artesanales (MARENA 2003).

Aunque en la captura del camarón predomina la pesca industrial, en los últimos años ha surgido un componente creciente de pescadores artesanales que operan dentro de las lagunas costeras especialmente en la zona del Golfo de Fonseca y lagunas litorales del Pacifico. Debe mencionarse que desde 1992 existe una pesca artesanal de postlarvas de camarón blanco que abastece a las granjas camaroneras de semilla silvestre. En el Pacifico también la captura de camarón se distribuye en toda la costa y así  mismo dependiendo de la especie se pesca desde las aguas someras hasta los 60 m. de profundidad. (ELAC, UCA).

La pesca artesanal

La pesca artesanal está dedicada principalmente a la captura de pescado de escamas, con un claro predominio de la actividad del Pacifico sobre el Caribe. La pesca artesanal está conformada por pescadores individuales, grupos, comunidades y algunas cooperativas, los cuales trabajan con unas condiciones de infraestructura básica algo deficientes (vías de acceso, energía eléctrica, transporte, hielo, combustibles, acopio, etc.). Aunque últimamente se han hecho progresos, aun falta mejorar dichas condiciones lo cual afecta la productividad, la calidad del producto, el acceso al mercado y el nivel de ingreso. En 1995 se inicio la pesca de mediana altura de grandes pelágicos como atunes, dorados y tiburones con buen éxito en la costa pacífica, y ello se ve reflejado en el progresivo aumento en las capturas de ese océano. (ELAC, UCA).

Referencia:

FAO. 2011. Cambio climático, pesca y acuicultura en América Latina. Potenciales impactos y desafíos para la adaptación.

Biblioteca Virtual en Salud
Desarrollo Sostenible y Salud - Golfo de Fonseca
Universidad Centroamericana (UCA), Managua, Nicaragua Rotonda Rubén Darío 150 mts. al oeste. Apartado Postal 69
Tel: (505) 22782114 • Fax: (505) 2267-0166